Cómo catar el whisky

Cómo catar el whisky

Para degustar un whisky como los escoceses, hay que poner en primer lugar los sentidos en alerta.  

Tanto la vista como el olfato o el gusto, participan en la percepción de los aromas. Para empezar con buen pie, observamos atentamente primero el vaso de whisky. Si lo observamos a trasluz, su hermoso color ambarino refulge intensamente con la luz del sol.

Luego, acercamos el vaso de whisky a la nariz. A temperatura ambiente, el whisky propaga su olor sutil y delicadamente perfumado. Es un momento sublime.

Seguimos con el gusto. Una vez en boca, el whisky reacciona cuando entra en contacto con el paladar. ¿Qué gusto tiene? ¿Suave? ¿Ligero? Es justo en ese preciso momento cuando los aromas estallan en nuestra boca.

Para prolongar la sensación, añada un poquito de agua, pero solo unas gotas. Esto ayudará a que otros aromas se abran, inundando la nariz y el paladar.

¿Es necesario añadir un cubito de hielo? Todo es cuestión de gustos. El hielo disminuye la temperatura del whisky y puede disminuir la intensidad de determinados aromas. Pero hay quien opina que un whisky con hielo es una fuente ineludible de sensaciones gustativas.

Sir Edward's

Descubra también...